Gana dinero por compartir tus enlaces!
S?bado, 27 de febrero de 2010

Javier Aguirre
México empezó su camino hacia Sudáfrica superando a una débil selección de Bolivia por 5-0. Pero esto no desmiente en ningún momento, lo declarado, anteriormente, por Javier Aguirre, que de acuerdo a la historia en los últimos cuatro mundiales, México se ha ubicado entre el décimo y el decimoquinto lugar, y que en nuestro país, la situación es preocupante.

El hablar con la verdad nunca ha sido. Por lo tanto, es digno reconocer a quien es leal a sus principios, y habla con libertad de lo que piensa. Lo lamentable, amigo lector, es no sostener lo que se dijo.

Si usted pregunta a cualquier comerciante ¿cómo van las ventas? La respuesta será espontánea: “N’ombre, están bien fregadas”. Si se da una vuelta por Refinería, por las empresas del corredor industrial o por los sindicatos de la zona, cuestione, a quienes diariamente van a la espera de un contrato, cómo está la situación, y le dirán, lo mismo: “No hay chamba; esto está bien fregado”.

¿Sabe usted cuánto es el salario mínimo? Cincuenta y tantos pesos. Dígame usted si no es humillante.

Claro que Javier Aguirre tiene razón también cuando dice lo que siente: que nuestro México Lindo y Querido está muy lastimado, pero que siempre lo ha amado.

¿Cuál fue el problema, entonces en sus declaraciones?
La cuestión fue que el “Vasco” dijo esto al programa “El Larguero”, en España, una entrevista que ningún periodista, o medio mexicano, había logrado conseguir, o había tenido la iniciativa para llevar a Aguirre por ese camino.

Los periodistas mexicanos, considerados los “plus ultra”, se rasgaron las vestiduras y le dieron duro al técnico de la Selección Mexicana.
Dicen que es propio de los hombres el equivocarse y, más aún: “es de sabios, reconocer sus errores.

Pero Javier Aguirre no se equivocó y, por lo tanto, no había por qué pedir disculpas, porque la situación en México es preocupante y la Selección no alcanza el nivel que debiera tener, después de más cien años de que el futbol llegó a nuestro país.

Por lo tanto, si alguien dice la verdad, pero no es capaz de sostenerla, entonces “está más jodido, todavía”…. Si Dios quiere seguiremos dialogando. 

Ahora resulta que Javier Aguirre el seleccionador nacional de futbol, dice que no quiso decir lo que dijo.

Esa es la provocación del día de hoy; la manera en que “el Vasco”, pareció influenciado por la llamada, “opinión pública” que cuestionó con severidad su declaración a la radio española.

Como todos recuerdan Javier Aguirre, dijo que en México la violencia hacía imposible una vida aceptable por eso, expuso, sus hijos viven en España. El mismo dijo que regresaría al país ibérico una vez concluido su trabajo como director técnico del equipo mexicano.

Pero no fue todo, también habló de futbol. Y se aventó la puntada de decir que en la próxima competencia mundialista a celebrarse en Sudáfrica el equipo mexicano no pasaría de su tradicional “ya merito”.

Como se recuerda, fueron muchos los mexicanos molestos por esas declaraciones.

Las críticas iban desde aquellos que lo acusaron de malinchista, antimexicano, hasta los que dijeron que era un malagradecido con el país que le abrió sus puertas.

Se debe aclarar que los padres de Javier llegaron a México como parte de los españoles exiliados por la guerra civil.

Pero en este espacio, en los más de 100 comentarios recibidos cuando hablamos de sus declaraciones de origen, una mayoría de participantes –por ahí del 80%--, no sólo justificaron las declaraciones de Aguirre, sino las aplaudieron.

Todas esas opiniones –con algunas variantes--, expusieron que lo dicho por Javier Aguirre es la verdad.

Es decir, que en México es imposible vivir con los mínimos de seguridad y bienestar, debido a los elevados niveles de violencia, criminalidad, e inseguridad.

Aguirre sólo dijo la verdad, una verdad que todos conocemos.

Sin embargo, pesaron en el ánimo del vasco algunas de las duras críticas provenientes de personajes del futbol, la política y hasta la farándula.

No es nuevo, por otro lado, que Aguirre critique con severidad la vida política de nuestro país.

No se diga lo que tiene que ver con el deporte y por supuesto con el futbol.

Muchos recuerdan cuando en su anterior incursión como seleccionador nacional dijo que nadie podía cargar en los hombros de un futbolista el fervor patrio de una nación.

Y no le falta razón.

El futbol sólo es eso, un espectáculo deportivo. Los triunfos o las derrotas tiene una explicación en la capacidad deportiva y técnica de quienes lo practican.

Pero querer ver en las declaraciones de Aguirre el fantasma del malinchismo o la "malquerencia” a nuestro país, parece absurdo.

Pero es igual de absurdo y preocupante que un hombre acostumbrado a decir lo que piensa y a asumir el riesgo de sus declaraciones, se haya tenido que retractar debido a cuestiones políticas.

Y es que Javier Aguirre literalmente fue obligado a "desdecirse”, ya que su papel de “símbolo nacional” – en tanto director técnico de la selección mexicana de futbol--, resultaba “políticamente incorrecto”.

Ese símbolo que es el vasco no podía sumar opiniones negativas a la de por si negativa situación que se vive en México.

Al final de cuentas Javier Aguirre tomó el toro por los cuernos; dijo que habló tonterías, que las dijo en el lugar y en el momento equivocados y pidió perdón.

Y coincidió, por una de esas casualidades del destino con la persecución que emprendió el PAN y el gobierno azul contra Manuel Clouthier Carrillo, un diputado federal casi desconocido que se atrevió a criticar la guerra emprendida por el gobierno contra el narcotráfico.

¿Hoy, después de que se desdijo, los ciudadanos siguen apoyando a Javier Aguirre?


Tags: Javier, Aguirre, Declaraciones

Publicado por yelapa @ 19:52
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios